En mi oaxaca linda

Por: Redacción


Finalmente las vacaciones terminan; nuestra querida casa empieza a volver a la vida cotidiana y en este mes de agosto empezamos a concentrar nuestras energías en el regreso a clases, días que estremecen el bolsillo, que conllevan una fuerte carga de metas, ilusiones y también que implican una muy buena dosis de creatividad, cuidado y consciencia en nuestra manera de consumir.

Aquí nuestro reto principal, pues algunas prácticas sencillas pueden proteger nuestro presupuesto y también fortalecer la economía local.

 

1.- Si la lista de útiles escolares ya llegó a tus manos, comienza por identificar aquellos materiales y equipos que pueden ser reciclados, uniformes, lápices, bolsas, mochilas y otros materiales pueden renovarse y hasta embellecerse con algunos cuantos detalles que tomarán algunas divertidas sesiones.

2.- Aprovechar la tecnología disponible nos permitirá integrar una red de intercambio de materiales que ya no usaremos y que otras personas pueden aprovechar, libros, cuadernos, equipos deportivos y otros enseres pueden ofrecerse  mediante las redes sociales.

3.- Una vez identificadas las compras inevitables, procura buscar entre los productores locales aquellos que puedan servirte; con este sencillo acto contribuyes a la economía local y estimulas la creatividad de personas que han apostado por un emprendimiento.  Servicios de costura, forrado de libros, elaboración de moños,  elaboración de lapiceras, agendas, cuadernos, juguetes didácticos, mochilas y lapiceras entre otros productos, son elaborados por productores locales.

4.- También es importante planear la alimentación y los refrigerios escolares; si  escasea el tiempo, busca servicios especializados  que pueden hacer más fácil esta tarea; o en su caso, busca los insumos también con productores locales, sus procesos de elaboración permite que lleves a tu mesa productos saludables, sin conservadores y deliciosos. Una gran variedad de alimentos sanos están disponibles en hermosas tiendas de productos artesanales.

En esta temporada,  revisemos nuestros hábitos de consumo, indaguemos sobre la llamada huella ambiental y de una manera consciente y bien informada, preparemos el mes de agosto y su habitual regreso a clases.